miércoles, 7 de junio de 2017

Etapa 1: de Bariloche, Puerto Montt, Contao, Hornopiren, Chaiten

PUNTA NAO, CAMINO COSTERO
Primera etapa del viaje, partiendo desde San Carlos de Bariloche (Argentina), por el Paso Perez Rosales que combina navegación y bicicleta, acampando en Petrohue, luego Puerto Varas, un paso rápido por Puerto Montt, descubrir el Oceano Pacífico, bordear sus caletas de pescadores, sus construcciones de madera, la primer barcaza, una hospitalaria jornada en Contao, un recorrido por el solitario camino costero, Hornopiren, otra navegación larga, el Parque Pumalin y Caleta Gonzalo y una navidad en Chaiten.

Gringos (nota)
Domingo 25 de diciembre. Hace rato que vengo escuchando esa palabra. La primera vez fue en Contao. La usa la gente más grande, más lugareña. Es parte del misterio de esta región. Localista y hospitalaria. Tan hermana de la Argentina como embanderada de su Chile.

Domingo 25 de diciembre. Salgo tarde esperando ver si el clima acompaña. Doy unas vueltas de despedida por calles desoladas. Domingo de navidad temprano no hay nadie.



PUENTE COLGANTE YELCHO
Chaiten en nochebuena y navidad (notas)
Sábado 24 de diciembre. Dejar el Parque Pumalin al llegar a Santa Bárbara es un fuerte contraste entre el ripio angosto y el asfalto veloz. Entre la naturaleza virgen y el paisaje modificado por pequeños predios y caseríos. 



Sábado 24 de diciembre. El recorrido de la Carretera Austral, de Caleta Gonzalo a Santa Bárbara atraviesa el Parque Pumalin. Un proyecto conservacionista privado, impulsado por Douglas Tompkins. 

Viernes 23 de diciembre. El camping es genial. Ubicado a cien metros del embarcadero, se ingresa por un sendero y un puente de madera sobre el Río Gonzalo, de aguas verdes y torrentosas.

Viernes 23 de diciembre. Estoy practicando mi spanglish. Mucho turista europeo. Argentino hasta ahora ninguno, deben estar en el mall. Hoy toca un cruce largo en dos ferrys. Cuatro horas y luego media hora más. Afuera montañas cubiertas de verde y nubes bajas. 

Jueves 22 de diciembre. En la oficina de turismo me ofrecieron varios campings con agua caliente para bañarse pero un chico me llevó a un residencial por 7 lucas ahí a la vuelta. Se viene la lluvia y mejor bajo techo. 

Miércoles 21 de diciembre. Tengo por delante 76 kms de ripio a Hornopiren. Son 14 a Aulen. 21 a Rolencha. 46 y pico a Hualaihue. Luego El varal, Pichicolo y Hornopiren. 

El desayuno es un momento agradable de esos que ponen historias a un viaje solitario. Me aconsejan el camino costero con sus caletas de pescadores, me cuentan de cada una de las vueltas del recorrido. Me llenan de provisiones. Pan amasado. Chocolatada. Cereales. 


BAJO LA LLUVIA, CONTAO
EN EL CAMINO COSTERO
Una historia en Contao (nota)

Martes 20 de diciembre. Y llego la lluvia. Justo estaba levantando la carpa cuando se largó. Parece que no saldré de Contao. Fue atractivo acampar en la playa pero ahora a buscar hospedaje para secarse bajo techo. Mientras, bienvenido el refugio del bus que va a Hornopiren.


Lunes 19 de diciembre 2016. Amanece con dudas, es buen día para avanzar. Pasado llueve y no me quiero quedar aquí. Resuelvo provisiones y recorro la costanera mirando al Osorno. ¡Enormes las cerezas y las frambuesas!



Domingo 18 de diciembre 2016. El día comienza tranquilo. Guardo todo mientras los perros me acompañan. Observo pequeños peces en el río. Los primeros lugareños comienzan su jornada. Los gallos cantan. El día es hermoso pero el Osorno esta escondido. ¿Hasta donde iré? ¿Puerto Varas, Puerto Montt? Me voy a reencontrar con el mundo urbano.


Viernes 17 de diciembre 2016. Salgo temprano rumbo a puerto pañuelo. El camino es tranquilo. La luz horizontal del amanecer. Los bosques de pinos y el asfalto que vivorea la costa del Nahuel Huapi. Paso el acceso al Campanario, la capilla San Eduardo ubicada sobre una loma. El Llao Llao resalta al pie de una mole de piedra.


Jueves 16 de diciembre 2016. Salgo desde mi hostel. El GPS marcaba un camino que pasaba por Cerro Chico pero es propiedad privada. Retomo por la Avenida Bustillo. Paso por los campings Cirse y Petunia. Me desvío bordeando el Hípico para tomar el viejo camino a Llao Llao. El ripio en buen estado se va metiendo en el bosque con subidas y bajadas moderadas. Primeros túneles vegetales del día.

Jueves 16 de diciembre 2016. Nunca en 35 mil kms había cortado una cadena y sucedió ayer cuando subía el último repecho al hostel. Mira si tengo suerte que me traje un trozo de cadena de repuesto, cosa que nunca había hecho. 

Miércoles 15 de diciembre 2016. Hace dos años me enamoré del Lanín y los coihues. Un año mas tarde, del Llaima, el Copahue y las araucarias. También hubo tiempo para el Calchaqui y sus flechas, para el Diamante, el Atuel y sus diques. Ahora voy en busca del Fitz Roy pero ¿que me sorprenderá en el camino?



Este es un borrador de lugares que me alojé y por distintas razones me resultaron agradables o no tanto. Uno aprende a aceptar lo que hay. Valorar su sencillez y familiaridad. Preferir lo casero. Optar un poco a ciegas. A preguntar y buscar. A confiar.


Noviembre 2016. A veces escribo cosas de las que no estoy muy seguro. Pero siento el impulso de escribirlas, para mi. Durante dos meses comeré polenta, arroz, sopaipillas y atún. Pasaré frío, me mojaré mucho, me bañaré con agua fría. Me aguantaré mosquitos y tábanos. Armaré y desarmaré 60 veces mi carpa....



No hay comentarios:

Publicar un comentario