martes, 30 de mayo de 2017

Los Ñadis, Paso San Carlos, Río Baker, Río Ñadis (trekking)

Domingo 29 de enero. Los últimos días he extrañado un poco al bosque andino de elevados ñires y coihues. La vegetación ha sido más arbustiva o desforestada consecuencia de la colonización ganadera.

El desvió en el puente del Río Barrancoso es un placer. Pronto confluye en el Río Los Ñadis. Un camino angosto entre coihues de 20 metros. Y detrás el río de aguas verdes.

Son diez kilómetros hasta el Refugio y Camping Los Ñadis. Se pasan varias tranqueras porque hay ganado. Abrir, pasar y cerrar.

A los tres kilómetros esta el Camping Araucaria sobre el río. Luego otro tramo más y se llega a un puente colgante de madera. A unos metros quedan los restos del puente anterior.

El camino casi es un sendero. Faltan tres kilómetros. Elijo la senda larga para autos que sube un poco. En una gran curva hay un desvío al Corte San Carlos -para mañana-. Luego se llega a la casa y recepción.

El camping tiene muy buenas instalaciones. Baños con ducha de agua caliente. Refugio y cocina económica. Utensilios de cocina. Mesas y bancos. Cobran 4 mil por persona. Y hay camas a 8 mil pesos. Obviamente no hay electricidad ni provisiones. Pero el dueño del lugar me comparte pan, mermelada y cerveza.

El Paso San Carlos fue la vía a través de la cual los colonos -siglo atrás- comunicaban estos valles con el Pacífico. Hoy es monumento nacional bajo el nombre Paso Lucas Bridges. Y otro atractivo del lugar es El saltón.

PASO SAN CARLOS

Lunes 30 de enero. Hoy es la oportunidad de hacer la caminata al Paso Lucas Bridges, paso abierto por los colonos hace un siglo y hoy monumento histórico nacional.

Desde el Camping y Refugio Los Ñadis son unos 10 kms de ida. Un poco más de tres horas me estiman. Llovió toda la noche y hasta media mañana. Ya daba por perdido el día cuando decido partir. La primera parte es de tránsito vehicular. Se camina con facilidad. Se atraviesa algún bosquecillo. Un cartel anuncia un desvío a una cascada, de una hora.

Más adelante aparece una tranquera. Debo haber hecho dos kilómetros. El camino empieza a ponerse barroso. Encuentro una majada de ovejas recién esquiladas. Unos barrancos de piedra.

Promediando los cinco kilómetros se llega a una casa y corrales de madera. Los hombres están cargando la lana en una vieja pickup. Confirmo que voy en el camino correcto. Se pasa junto a los corrales. Otra tranquera.

Aquí el camino es una senda con más barros, desniveles y obstáculos. Un arroyo poco profundo. Un barranco. Otro arroyo. El lugar ofrece lindas vistas del Río Baker. Faltan todavía cuatro kilómetros. El cansancio se siente y las horas avanzan. Con decepción y con satisfacción por haberlo intentado decido regresar.




Powered by Wikiloc







No hay comentarios:

Publicar un comentario